jueves, enero 31, 2008

Será esto eso que llaman las crisis de los 30`s?



Esta sensación de vacío, de insatisfacción, de duda e incertidumbre, esta sensación de que estás en la mitad de tu vida y darte cuenta de que no has aprendido nada, este cuestionarte lo que has hecho hasta ahora sólo para darte cuenta de que nada de lo que has hecho se parece siquiera a lo que soñabas cuando eras niño.

Estas ganas de volver a empezar, de hacer un cambio radical, de revivir el pasado, este añorar los tiempos felices libres de preocupaciones y responsabilidades.

Si sólo me hubieran dicho cuando era niño que el ser mayor no era tan genial como creía, no hubiese tenido tanta prisa por crecer.

Más real, actual y comprobado que nunca.

“Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes”

Y seguro que yo le he arrancado unas carcajadotas…

miércoles, enero 30, 2008

El valor de la soledad.

Esta canción me encanta y es perfecta para mi estado de ánimo actual, es de el último disco de la Trevi y es con la que casi me hizo llorar cuando la fui a ver al palenque, obviamente ya es una de mis favoritas de todos los tiempos.


Soledad
La única que viene cuando todos se van
La única con la que puedo llorar
Que no me hace ni un reproche
Deja que me desahogue.
Soledad
Se que por un tiempo me alejé de ti
Y rompí la promesa para no ser infeliz
Y ahora estoy aquí llorando
Por haberlo amado tanto.
Ve y búscalo en donde lo encuentres
Y arrebátalo de entre la gente
Llévatelo de la mano
Y enciérrense en su cuarto.
Y súbelo, bájalo, ámalo
Y si él quiere despedázalo
Y hazlo que él sienta esto
Que me tiene a mí aquí sin aliento.
Soledad, soledad, soledad
Hazme un favor yo te lo ruego
Haz que él sienta lo que siento.
Soledad, soledad, soledad
Hazme un favor yo te lo imploro
Y que él sepa que lo adoro
Soledad.
Soledad
Vestida de noche o de claridad
Me dices al oído que él no volverá
No me das ningún consuelo
Pero hablas con la verdad.
Si ámalo como a ninguno
Que no quiera saber más del mundo
Que no reconozca familia
Que no conciba sin ti la vida.
Que por un beso el aguante desprecios
Y que sueñe envuelto en desvelos
Que sean su alegría tus migajas
De rodillas llorando de gracias.
Y entonces, solo entonces
Que sepa, que lo sepa
Que es por mí que te tiene
Que es por mí que te siente.
Soledad, soledad, soledad
Hazme un favor yo te lo ruego
Haz que él sienta lo que siento.
Soledad, soledad, soledad
Hazme un favor yo te lo imploro
Y que él sepa que lo adoro
Soledad.

Life is so fucking hard...sometimes.

Ya sé que hay muchos que están más jodidos que yo, ya sé que hay muchos que no tienen un techo, un pan que llevarse a la boca, un trabajo; ya sé que hay mucha gente que está sola en la vida porque no tiene nada y a nadie en el mundo y no porque, como es mi caso, las circunstancias los obligaron a irse a vivir lejos de su familia, amigos y seres queridos, y sé que esas personas darían todo lo que tienen por cambiarme el lugar, (aunque no podrían porque no tienen nada para cambiar…) Todo eso ya lo sé, y me lo he repetido una y otra y otra y otra y otra vez, y después otra y otra vez, pero eso no me consuela y no me quita la idea de que, en ocasiones, la vida es jodidamente dura.

Quizá esto se deba a que soy muy extremista, muy sensible, muy intenso, muy pesimista o también, por que no decirlo, un “drama queen”. El caso es que estos días pasados han sido maravillosos, pero ahora, en este momento, me siento como chinche fumigada, como una apestosa, desagradable, indefensa y moribunda chinche fumigada.


El jueves el PP y yo nos encontramos en Morelia porque fuimos a entregar las invitaciones de la boda de su amiga. Me gustó mucho estar allá, aunque haya sido un solo día, cuando caminamos por el centro me di cuenta lo mucho que me gustaba vivir allá y todo lo que crecí, aprendí y llegué a disfrutar de esa ciudad en los casi diez años que viví ahí. Aquí entre nos me gustaría regresar, quizá por eso compré la casa allá, para tener algún pretexto físico que me hiciera regresar, y espero que algún día se de la oportunidad de volver.

El viernes temprano nos regresamos a su casa y me pasé el fin de semana allá. El domingo me llamó la menor de mis hermanas, es mayor que yo pero siempre la he visto como mi hermanita por lo desubicada que estaba aunque últimamente los papeles se han invertido y el desubicado soy yo, estuve en el chisme con ella más de una hora, me contó los chismes de la familia, los suyos y yo le compartí mis emociones y esas cosas que sólo nos contamos entre nosotros y no le decimos a nadie más, creo que ni siquiera a los respectivos novios. Me hizo mucho bien hablar con ella y me volvió a nacer esa sensación de que desearía estar más cerca para vernos más seguido.

El lunes no me regresé a León pues el martes el PP y yo nos venimos juntos para acá. Llegamos ayer como al medio día y en la tarde dimos un paseo por la ciudad y después nos fuimos a la feria hasta la noche que nos regresamos a la casa. Hoy anduvimos recorriendo las plazas y viendo zapatos, y haciendo esas cosas simples que juntos saben diferentes.

Ahorita lo acabo de acompañar a la central y quise pasar al ciber a desahogarme por que si no saco lo que siento un día de estos me va a explotar el pecho, la cabeza, el hígado, el estómago o el cerebro.

Estoy tan feliz de que haya venido a visitarme pero estoy tan triste porque él se regreso y yo tuve que quedarme aquí, me habría gustado irme con él, sé que el viernes nos veremos en su casa pero también sé que el lunes me tendré que regresar. Sé que no es normal y no está bien que lo extrañe tanto, que me haga tanta falta, que me de miedo mi soledad, y también sé que llegará el día en que me tendré que acostumbrar, no me va a quedar de otra, pero mientras tanto, me temo que me seguiré sintiendo como chinche fumigada cada vez que nos despedimos y seguiré pensando que la vida es jodidamente dura, en ocasiones.

martes, enero 15, 2008

Reflexiones express.

A veces me siento de la patada porque extraño demasiado a mi PP, pero prefiero sentirme así de vez en cuando, que sentirme igual todo el tiempo porque no tengo ni a quien extrañar.

Parafraseando a…

Brenda, de “Six Feet Under”

“lo bueno de la depresión es que si dejas de resistirte y empiezas a disfrutarla, te aburres pronto de ella

Doy fe.

Las mejores cosas de la vida son gratis:


El abrazo sincero de los sobrinos cuando llego a su casa.

El afecto que me demuestra la suegra al preguntrme si quiero que me haga algo de comer para que me traiga.

La sensación de “estar en familia” en las comidas dominicales.

Los más de 50 mensajes que intercambiamos con el PP a diario (gracias a telcel son gratis por un año)

El poder disfrutar de días hermosos, nublados y fríos como el de hoy.

El poder sentir todo tipo de cosas, agradables y desagradable, que me recuerdan que estoy vivo.

Añoranzas

A veces las personas que viven solas pueden verse asaltadas por períodos de un anhelo indefinible. En esas ocasiones no les cuesta mucho creer que si tuvieran una pareja en sus vidas, esa sensación desaparecería.

También son momentos propicios para caer en la tentación de pensar que no sentirían así su aún estuvieran con su pareja.

Pero no siempre sería así. A veces no sentimos amor por nuestro ex, sino añoranza. Añoranza de algo distinto, algo que no está a nuestro alcance. Se trata de algo muy comprensible, especialmente en los momentos malos, en los que nos resulta muy triste estar solos.

Anhelamos que llegue algo que nos libere de ese dolor. Pero con frecuencia lo que nos libera del dolor es precisamente pasar por él.

A mi me ha asaltado esa añoranza en varias ocasiones y sé que es algo muy fuerte. Me acuerdo de cuando finalmente conseguí un trabajo por el que había luchado mucho. Una parte de mí estaba entusiasmada, pero aún así, cada mañana, cuando iba a trabajar, no podía evitar preguntarme: ¿Por qué no estoy aún satisfecha? ¿Por qué tengo esta opresión en el pecho? ¿Por qué este vacío en el estómago?.

Me alivió mucho que Bob Geldorf, el cantante, publicara su libro "Is this it?" (¿Eso es todo???). Pensé: Vaya, a él también le pasa. Fama, adulación internacional, reputación de buena persona, y sigue sin sentirse satisfecho.

Gracias a Dios no soy yo sola:

En la actualidad he llegado a conocerla y a valorarla por lo que es: La añoranza es el anhelo de algo que no tengo. El anhelo por algo mágico que venga a mí y arregle mi vida. A veces eso se parece al amor, o a la nostalgia, o a la sensación que nos queda después de ver "un dramón" en el cine.

La esencia misma del anhelo es la imposibilidad de definirlo. A veces es la añoranza por un amor perdido, por un amor que parecemos no poder encontrar o por la bendita irresponsabilidad de la infancia.

A veces es la sensación de no estar viviendo la vida que deberíamos, de no alcanzar nuestra meta en la vida. A veces adopta la forma-como manifiesta una persona que ha sentido mucho este tipo de añoranza- del deseo de otros climas.

Hasta el diccionario tiene problemas para definir el anhelo: Desear vehementemente, dice la definición. Pero si buscamos desear, una de las acepciones nos devuelve donde estábamos: Anhelar que acontezca o deje de acontecer algún suceso

Cuando nos alejamos un poco del anhelo, empezamos a controlarlo, en vez de dejar que sea él quien nos controle a nosotros. Empezamos a valorarlo en su justa medida- es como un viejo amigo que viene a visitarnos para decirnos que aún hay metas que debemos alcanzar, necesidades que satisfacer.

Así que, aunque el anhelo no se vaya del todo, sí puede convertirse en visitante ocasional. Y puede ser un placer agridulce pasar un rato con él, desde luego es mejor que tener que convivir siempre con él, porque nos chupa la energía, nos vuelve locos.

Síntesis de un artículo de Wendy Bristow
"Enfrentarse a los malos momentos"

viernes, enero 11, 2008

Porqué me sigo haciendo esto?

Es como si tratara de castigarme por algo, es como si insistiera en hacer cosas para mi propio mal, es como si mi meta en la vida fuera boicotearme para no ser feliz.

Y es que soy una persona con muchas cualidades, con muchos recursos, con demasiadas herramientas y sé que si yo no me lo estuviera impidiendo ahora estaría viviendo feliz, pleno y realizado; pero no es así, me sigo escondiendo, me sigo resistiendo, sigo tratando de hacerme la vida miserable, y vaya que lo he conseguido, y como no, si siempre he logrado lo que me propongo.

Y ahora estoy aquí, perdido otra vez entre lo que quiero hacer , entre lo que quiero lograr y este miedo a enfrentarme al mundo, esta vergüenza a mostrarme tal cual soy, porque sé que el día que lo haga ni yo mismo podré detenerme.
Mientras tanto sigo escondiéndome, sigo insistiendo en mantenerme encerrado, enclaustrado entre cuatro paredes y dentro de mi propio cuerpo, esperando que algo suceda, que algo pase y me obligue a salir de mi letargo, que algo pase que me obligue a actuar, a despertarme, a poner manos a la obra. Y lo único que pasa es la vida, es mi vida, y yo sin disfrutarla, sin aprovecharla, poniéndome trampas, poniéndome cadenas, inventándome pretextos, dejando todo para mañana, cuando quizá no exista un mañana; no permitiéndome ni siquiera disfrutar de las cosas que gozo, que me gustan y que a veces trato de convencerme que no es así.

A veces tengo momentos de lucidez, momentos como este en los que digo que ya basta de esta pasividad, que ya basta de mi mismo y me digo que es momento de actuar, de luchar por mi felicidad, de gozar la vida así como viene, de volver a ser aquel niño, aquel adolescente que no le tenía miedo a nada y decía que se comería al mundo de un bocado, y probablemente ya lo habría hecho si yo no me lo hubiera impedido. Cuando me llené de tantos miedos? Cuando perdí mi seguridad? A donde se fue? Qué hice conmigo?.
Recuerdo cuando en la prepa estaba teniendo problemas por mi rebeldía, y la directora en una de las tantas ocasiones en las que me reprendió me dijo algo que no se me olvida: “Tú tienes muchas cualidades, eres muy inteligente y aparte tienes potencial de líder, eso te hace un muchacho con muchas herramientas, y será tu decisión utilizarlas para el bien o para el mal".
En ese momento pensé que me decía todo eso para que cambiara mi comportamiento, para que dejara de exigirle a los maestros que me enseñaran algo que yo no sabía para que yo pusiera atención en sus clases, para que dejara de alterar a los compañeros con mi “mal ejemplo”, claro como no podía reprocharme nada por mis calificaciones. Y pensaba, "Pinche vieja, quien se cree que soy que voy a utilizar mi inteligencia para hacer mal,si soy incapaz de dañar a alguien premeditadamente". Ahora sé que tenía razón y que me he dañado a mi mismo, he utilizado esas herramientas para hacerme mal a mi mismo.

Pero por qué me escondo? A qué le tengo tanto miedo? Al éxito? A la vida? A la felicidad?. Se que todo es pasajero, que todo se acaba, incluyendo la vida, y quizá ese sea mi mayor temor, que se me acabe la vida, que si empiezo a disfrutarla, que si me llego a sentir pleno, feliz y realizado la vida se me acabará, pero que si siempre tengo pendientes, si me sigo sintiendo desdichado, la vida durará más; que tontería, se que la vida se me acabará igual, tenga o no muchas cosas que hacer, me sienta feliz o miserable, de hecho se me está acabando, cada día me queda menos.

Hasta este momento he tenido la fortuna de no tener que lidiar con la muerte de un ser querido, de un familiar, de alguien muy cercano, pero sé que ese día llegará, sé que es inevitable y sé que hago mal ignorándolo, creyendo que si no pienso en eso no pasará, que si me alejo de ellos el día que pase no dolerá tanto, que si no los busco, si no los frecuento, si trato de tener el menor contacto posible, el día en que ya no estén no los extrañaré tanto. Sé que estoy mal, sé que ese día me arrepentiré de haber sido tan estúpido para haber pensado que la solución era no tener nada, era estar sólo para no extrañar nada, sé que me arrepentiré de no haber aprovechado el que todavía los tenía, el no haberlos disfrutado. Y parece que eso es lo que quiero, no tener nada para no tener nada que perder, y me extraña que yo piense así siendo tan inteligente, quizá eso en parte sea el problema, que siempre me preocupé de mi intelecto y nunca de mis emociones.

Pero hoy quiero cambiar, porque mi estrategia no me ha funcionado, por que estoy igual de jodido, porque he tenido oportunidades de tener todo lo que he querido y las he dejado pasar por miedo a perderlo todo después, porque he tenido muchas cosas y no las disfruté por miedo a lo que sentiría cuando no las tuviera, y ahora que no tengo casi nada no estoy tan feliz y tan tranquilo como yo creía.
Pero no sé como hacerlo, no sé como se cambia una conducta aprendida y repetida durante toda una vida, quizá sea hora de echar mano de mi potencial, de mi inteligencia, de mis herramientas para hacer el bien, quizá sea hora de convertirme en mi aliado y dejar de ser mi enemigo, quizá sea hora de empezar a alentarme en lugar de criticarme, quizá sea hora de utilizar mis miedos como un aliciente y no como un freno, quizá sea hora de dar el primer paso y aceptar que tengo uno, dos, mil problemas y dejar de estar pretendiendo que no pasa nada, quizá sea hora de dejar de disfrazar mis miedos de ironía, sarcasmo y agresividad, quizá sea hora de dejar de estar engañando a la gente y más importante aún, dejar de estarme engañando a mi mismo.

martes, enero 08, 2008

Time goes by so slowly.

Aunque lo diga una y otra vez Madonna, es una reverenda mentira!!! Ya se acabó el 2007; en algunos días se cumplen diez años desde que emigré de Chiapas; acabo de cumplir dos años con esto del blog; el próximo mes el PP y yo cumplimos dos años de conocernos y también de relación; y dentro de tres meses cumpliré 30 años, 30 años que se han pasado sin darme cuenta, sobre todo los últimos 10, que horror, que impacto, que impresión.

Pero esto de que el tiempo se pase tan rápido también tiene sus ventajas, una de ellas es precisamente que el año ya se acabó y que bueno pues la segunda mitad del mismo me fue de la patada; estaba leyendo lo que escribí a finales del 2006, el cómo no tenía muchas expectativas ni esperaba muchas cosas para el 2007 y el cómo había sido de maravilloso el 2006.

En esta ocasión es a la inversa, el año que se acabó estuvo del nabo, al menos en el lado económico y laboral, me despidieron del trabajo y me fui a la quiebra, toqué fondo, apenas me estoy estabilizando y falta mucho para recuperarme. Aunque el aspecto sentimental también tuvo sus altas y bajas estuvo estable y gané mucho terreno en ese sentido.

Lo que espero para este año es todo lo que no tuve el pasado, digo cualquier cosa buena que me pase este año mejorará al pasado.

De vuelta a la realidad

Ya sé que no tengo abuela, pero no es mi culpa que ambas dos hayan muerto ya; así como tampoco es mi culpa que la vida a veces me presente estas oportunidades, oportunidades que estaría estúpido si no aprovechara. Y es que con sólo un mes trabajando me dieron dos semanas de vacaciones, lo único malo es que lo supe hasta el miércoles 26 de Diciembre cuando no me llamaron para que regresara, lo cual significaba que me podía tomar toda la semana y la subsiguiente.

No voy a detallar todo lo que hice en estas dos semanas pues sería tedioso y aburrido, pero trataré de relatar lo más relevante o lo que yo disfruté más.

El viernes 21 fui por primera vez a un palenque, y es que la ocasión lo ameritaba pues se presentaba Gloria Trevi y después de cancelar sus presentaciones en el DF sabía que era una oportunidad que no podía desperdiciar, así que me lance con el PP a ver su show. La verdad superó mis expectativas, grité, canté, casi casi lloré, me divertí, me reí, me la pasé genial pero me quedé con ganas de más, aunque compartiendo impresiones con el PP llegamos a la conclusión de que así cantara todas sus canciones, seguiríamos queriendo más, esa vieja es la neta!

El sábado 22 fue la posada en su casa y el concurso de piñatas, concurso que ganó la cuñada y los sobrinos con una nochebuena bastante padre, nosotros hicimos un reno pero no acumulamos los votos suficientes. La posada estuvo muy divertida y si fueron todos a los que invitamos.

La navidad nos la pasamos en su casa, no hubo invitados sólo la familia, la cena estuvo muy rica y esta vez no me tocó cocinar, sólo hice un pan de ajo que casi se terminó uno de los sobrinos. Aunque nos dormimos temprano, supongo que porque no había quien nos siguiera la corriente.

El sábado 29 fue la primera comunión del sobrino favorito, aunque los invitados empezaron a llegar desde antes, los padrinos del PP llegaron desde el 26 y la prima y la tía llegaron el 28. Nosotros nos pasamos toda la semana pintando las servilletas que daríamos de recuerdo y que terminamos el viernes a última hora. El sábado desde temprano nos dedicamos a acomodar las mesas, decorar el lugar, acomodar los juegos, preparar aguinaldos, piñata, premios, etc. La fiesta estuvo muy divertida aunque muy cansada pues llegó bastante gente.

El fin de año cenamos también en su casa, ahora hubo más gente y nos dormimos casi a las tres de la mañana, cenamos muy rico, brindamos con sidra, la prima y yo nos acabamos una botella de vino, jugamos con los niños, rompimos algunas piñatas y nos divertimos bastante.

Para finalizar las fiestas el domingo partimos la rosca, aunque fue un fraude pues no traía muñecos, ahora supongo que tendremos que cooperarnos todos para los tamales, lo bueno es que como a todos nos encanta el mitote no creo que alguien ponga peros.

Hoy llegué a León pues me enfermé el fin de semana y ayer no me pude levantar. Resumiendo debo decir que estas vacaciones han sido de las mejores de mi vida, comí, bebí, me divertí, me reí, me enfermé y me la pasé así como se supone se deben de pasar estas fechas, con los seres queridos y por esas cosas de la vida eso no implica en algunas ocasiones a la familia sanguínea.